Congreso Nacional - Emprendimiento, Empleo y Discapacidad "Empleo para todos ante escenarios cambiantes"

Llamada a la participación

El objetivo general del IV Congreso Nacional sobre Emprendimiento, Empleo y Discapacidad es constituirse en un foro de encuentro entre Administraciones Públicas, empresas, entidades del movimiento asociativo y las propias personas con discapacidad, con el fin de debatir sobre diferentes cuestiones del empleo y de emprendimiento del colectivo de interés.

Ofrecemos además un foro para la exposición de trabajos y compartir experiencias de buenas prácticas en esta materia, con un programa cercano, interactivo y, esperemos, atractivo.

Se entregará una mención a la mejor comunicación por cada grupo de trabajo. 

Plazos

El plazo para la recepción de comunicaciones se cerrará el día 24 de mayo de 2021 (incluido) a las 14:00. Todos los interesados deberán enviar su propuesta de 300 palabras para que sean evaluadas por el Comité Científico. La resolución será publicada el día 14 de junio de 2021, por email al autor principal del trabajo o de correspondencia.

Todos los autores cuyas propuestas de comunicación hayan sido aceptadas recibirán un documento explicativo con las características que ha de tener su comunicación en forma y extensión, pudiendo remitir dicha comunicación a la secretaria técnica del congreso hasta el día 10 de septiembre de 2021. Podrá ver la justificación, así como los objetivos de los grupos de trabajo 1, 2 y 3 en las siguientes páginas. 

Justificación

Según arroja el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo en España (ODISMET), impulsado por la Fundación ONCE, Inserta Empleo, el Fondo Social Europeo y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en su informe 5, de 2020, poco más de un tercio de las personas con discapacidad es activa en términos laborales. Dicha tasa, del 34,5%, dista mucho del 77,6% de la tasa de actividad de las personas sin discapacidad, difiriendo entre las mismas en 43 puntos porcentuales. En términos absolutos, 654.600 personas con discapacidad están ocupadas o paradas en edad activa del total de personas con discapacidad, en la edad comprendida entre los 16 y los 64 años, que ascienden a 1.899.800.

Dentro del colectivo con discapacidad, la situación es muy heterogénea. Así, las personas con discapacidad que se encuentran en mejor situación para la obtención de un empleo son los varones con discapacidad con edades comprendidas entre los 25 y los 44 años, con un bajo grado de discapacidad, una discapacidad sensorial y un mejor nivel formativo.

Las mayores tasas de actividad se concentran en la Comunidad de Madrid, Castilla – La Mancha, Cantabria, Ceuta y Melilla, mientras que las menores se registran en Galicia, Asturias, Andalucía y Canarias. 

La tasa de empleo de las personas con discapacidad es del 25,5%, frente al 65,9% de la población general. Las mayores tasas de empleo corresponden a las Castilla – La Mancha, Madrid, Navarra y La Rioja, mientras que las menores las encontramos en Canarias, Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla.

La tasa de paro de las personas con discapacidad es del 25,2% frente al 15,1% de la población general. El paro más elevado se registra en Andalucía, Canarias, Islas Baleares, y Ceuta y Melilla. Hemos de resaltar que los jóvenes afrontan la tasa de paro más elevada, llegando al 58,1%.

Atendiendo a los datos del Servicio Público de Empleo, en 2018 se realizaron un total de 339.119 contratos a personas con discapacidad, siendo contratadas 154.468 personas del colectivo, lo que indica que cada una de ellas firmó una media de 2,2 contratos. La contratación de hombres supera en casi 23 puntos porcentuales a la de mujeres, y los más jóvenes sólo representan el 7%.

Atendiendo al tipo de discapacidad, la contratación se concentra en la discapacidad física por encima del resto. Respecto al nivel formativo podemos observar que los mayores porcentajes de empleabilidad se centran en niveles de ESO, consecuencia del gran volumen de empleo de baja cualificación creado. La precariedad se hace manifiesta observando que un 36,8% de los contratos realizados a personas con discapacidad son eventuales por circunstancias de la producción, y otro 32,7% corresponde a obra o servicio.

En 2017 se realizaron un total de 117.818 contratos específicos para personas con discapacidad en España. Los Centros Especiales de Empleo registraron el mayor volumen de contratación, el 70,8%, lo que refleja la importancia de estos centros para el sostenimiento del empleo en la población con discapacidad.

Durante 2018, los sectores de actividad donde más se emplearon a un mayor número de personas con discapacidad fueron, en orden descendente: servicios a edificios y actividades de jardinería, actividades de servicios sociales sin alojamiento, actividades administrativas de oficina, y Administración Pública y Defensa.

Las ocupaciones donde se registra un mayor volumen de contratación a personas con discapacidad son: limpieza (48.720), peones de las industrias manufactureras (30.418), conserjes de edificios (9.158) y otro personal de limpieza (7.773). En general, se observa que son contrataciones de baja cualificación, computándose 89 contratos a niveles directivos. El sector servicios aglutina el 81,1% de las personas con discapacidad ocupadas, incluso más que las personas sin discapacidad, lo que evidencia claramente la tercialización de la actividad económica de las personas con discapacidad.

En cuanto a la renta salarial, las personas con discapacidad tienen un salario bruto anual de 19.726,20 € frente a los 23.764,80 € de la población sin discapacidad, lo que evidencia una diferencia salarial de 4.038,60 €.

En relación al autoempleo, en España hay 54.900 personas con discapacidad trabajando por cuenta propia, lo que equivale a una tasa del 11,2%, que en su gran mayoría (67,9%) se trata de trabajadores autónomos. Cuando comparamos estas cifras con las de personas sin discapacidad, se observa una diferencia de 1,9 puntos porcentuales entre ambos colectivos, encontrándose en la situación menos ventajosa las personas con discapacidad.

En cuanto a las personas con y sin discapacidad ocupadas por nivel de estudios, el 16,90% de las personas con discapacidad tienen estudios superiores, mientras que el 58,20% de las personas con discapacidad tienen estudios secundarios, el 20% tiene estudios primarios y el 4,90% no tienen estudios.

Tras ver todos estos datos, es interesante abordar en el congreso, a través de la presentación de propuestas de comunicaciones, las diferentes investigaciones o experiencias en relación a las diferentes líneas o grupos de trabajo que pasamos a exponer:

Línea de comunicaciones 1. Emprendimiento

Objetivos:

  • Analizar y emitir propuestas sobre normativas actuales que regulan el autoempleo de las personas con discapacidad.
  • Analizar los elementos facilitadores, así como las barreras existentes para emprender una actividad por cuenta propia un empleo inclusivo.
  • Analizar y emitir propuestas para el emprendimiento social.
  • Mostrar buenas prácticas de inclusión de personas con discapacidad en el ámbito del autoempleo, acercándonos a tres figuras: las Sociedades Mercantiles, el Régimen de Autónomos y los Centros Especiales de Empleo.
  • Análisis comparativo del emprendimiento de las personas con discapacidad a nivel autonómico, nacional e internacional.
  • Visualizar la realidad actual y propuestas de mejora en este campo desde la óptica de los agentes de interés: los Emprendedores con Discapacidad.
  • Analizar el impacto de la COVID-19 en el emprendimiento de las personas con discapacidad.

 Línea de comunicaciones 2. Empleo público y actuación de las Administraciones Públicas

 Objetivos:

  • Analizar y emitir propuestas sobre normativas actuales que regulan el empleo ordinario en las Administraciones Públicas para personas con discapacidad.
  • Analizar y emitir propuestas sobre políticas públicas en relación al fomento del empleo de personas con discapacidad.
  • Analizar en profundidad los datos de empleabilidad e inserción laboral de la población con discapacidad, así como las políticas de empleo dirigidas a este colectivo desde el sector público.
  • Identificar barreras y factores facilitadores determinantes para el empleo y empleabilidad de personas con discapacidad en el sector público.
  • Mostrar buenas prácticas de gestión de personal con discapacidad en el sector público.
  • Analizar y emitir propuestas sobre las políticas públicas sobre el fomento del emprendimiento de personas con discapacidad.
  • Analizar la situación actual y buenas prácticas del empleo con apoyo.
  • Analizar y emitir propuestas sobre las políticas públicas de fomento de las prácticas formativas de las personas con discapacidad.
  • Analizar de manera comparada a nivel autonómico y nacional la inserción laboral de las personas con discapacidad.
  • Visualizar la realidad actual y propuestas de mejora en este campo desde la óptica de diferentes agentes implicados en el sector público: Administraciones Públicas, Sindicatos y Entidades del Tercer Sector.
  • Analizar el impacto de la COVID-19 en el empleo público de las personas con discapacidad.
  • Analizar las actuaciones de las Administraciones Públicas para mitigar el impacto de la COVID-19 en el empleo de las personas con discapacidad.

Línea de comunicaciones 3. Empleo ordinario y empleo protegido

 Objetivos:

  • Analizar y emitir propuestas sobre normativas actuales que regulan el empleo ordinario y protegido para personas con discapacidad.
  • Analizar en profundidad los datos de empleabilidad e inserción laboral de la población con discapacidad, así como las políticas de empleo dirigidas a este colectivo en el sector privado.
  • Identificar barreras y factores facilitadores determinantes para el empleo y empleabilidad de personas con discapacidad.
  • Mostrar buenas prácticas de gestión de personal con discapacidad en el sector empresarial.
  • Mostrar buenas prácticas de acciones desarrolladas por Centros Especiales de Empleo.
  • Analizar la situación actual y buenas prácticas del empleo con apoyo.
  • Mostrar productos de apoyo que favorezcan la inclusión de las personas con discapacidad en el ámbito laboral.
  • Analizar de manera comparada a nivel autonómico y nacional la inserción laboral de las personas con discapacidad.
  • Visualizar la realidad actual y propuestas de mejora en este campo desde la óptica de diferentes agentes implicados: Empresas, Sindicatos y Entidades del Tercer Sector.
  • Analizar en profundidad los datos de empleabilidad de personas con discapacidad en posesión de una titulación universitaria o un título de formación profesional de Grado Medio o Superior.
  • Mostrar buenas prácticas universitarias o de formación profesional en empresas o centros especiales de empleo.
  • Analizar el impacto de la COVID-19 en el empleo ordinario y protegido de las personas con discapacidad.
  • Analizar la adaptación de las nuevas formas de trabajo en el colectivo de las personas con discapacidad a raíz de la pandemia generada por la COVID-19.

Formulario propuesta de Comunicación

Total palabras: 0 palabras. Palabras restantes: 300
*Campos obligatorios
Campus de San Vicente. Universidad de Alicante
(espacio por determinar)
30 septiembre y 1 de octubre de 2021